Skip to content

Gatopardismo

24/06/2011

Gatopardismo.

“”Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi”, esta conocidísima frase simboliza la capacidad de los sicilianos para adaptarse a lo largo de la historia a los distintos pueblos que han gobernado esta hermosa isla, pero también la intención de la aristocracia de aceptar la revolución para poder perpetuarse. El “gatopardismo” o lo “lampedusiano” es en ciencias políticas el “cambiar todo para que nada cambie”, paradoja expuesta en la novela “El gatopardo”, del escritor italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957). La cita original expresa la siguiente contradicción aparente:

“Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”.
“¿Y ahora qué sucederá? ¡Bah! Tratativas pespunteadas de tiroteos inocuos, y, después, todo será igual pese a que todo habrá cambiado”.

“…una de esas batallas que se libran para que todo siga como está”.
Desde entonces, en ciencias políticas se suele llamar “gatopardista” o “lampedusiano” al político, reformista o revolucionario que cede o reforma una parte de las estructuras para conservar el todo sin que nada cambie realmente.”

http://es.wikipedia.org/wiki/El_gatopardo

Ya que yo no lo hubiera explicado mejor lo he “fusilado” de la “wikipedia”. Acabó el tiroteo y todo sigue igual. Como comenté en el pasado post, se ha cambiado el discurso, las motivaciones principales ya no son las que eran, el “conseguiremos”, el “vamos a hacer”, el “prometo”, ha sido desplazado por la AUSTERIDAD. Hoy por hoy la panacea de cualquier proyecto político. Es el “marco”. George Lakoff, (gurú de los demócratas de EEUU), en su libro “No pienses en un elefante. Lenguaje y debate político”, nos viene a decir que no nos engañemos con los escenarios y los “marcos”, pues cuando te lo recalcan es que te la quieren colar por algún lado. Por lo que esa incertidumbre a los tiempos futuros en este marco de al austeridad, no nos puede evitar fijarnos en las políticas reales que se proponen. Esa austeridad, no puede agarrotar la administración ni las ideas. Todo lo contrario, tienen que ser un acicate para con menos conseguir más, y por ahí van los tiros herrerianos, pero se ha quedado en “planes”, “proyectos”, “impulsos” y “refuerzos”. Se sabe que cuando se quiere hacer algo en la administración, las Consejerías se ponen a cocinar a fuego rápido, y en la fecha marcada está emplatada y servida una suculenta ley, dispuesta a que la sociedad la digiera gustosa o con un par de protectores gástricos. Las medidas expuestas en el discurso no fijan criterios de aplicación, ni son exhaustivas, como en cambio sí ha sido para cuantificar los Altos Cargos a reducir. (De las medidas concretas de austeridad no comento pues me parecen anecdóticas y con una función publicitaria)

Por lo expuesto, creo que las variaciones en la estructura de las Consejerías serán escasas, pues no sería congruente con el programa expuesto.

Anuncios

From → Uncategorized

3 comentarios
  1. nenita permalink

    Coincido contigo, creo que los cambio serán mínimos. Pero, para tan pocos cambios podía haberlos hecho antes y tener nombrado al gobierno. ¿Por qué tarda tanto? Aquí se han alargado los plazos inultimente. La Junta está parada, a ver si empieza a nombrar gente y se ponen a trabajar. Es un verdadero despropósito que un mes después de las elecciones, sin tener ni un sólo problema para constituir gobierno, aún no lo haya hecho. ¿Qué viene ahora, vacaciones?

  2. Lo que se palpa en la calle permalink

    Lo que vemos es mucha vagueria, dejadez, pasotismo. Gestos de cara a la galeria pero sin contenidos practicos ( lo de los coches oficiales, comidas, etc. cuando los veamos nos lo creeremos. ¿No dijo algo parecido de crear una bolsa de coches en cada Consejeria hace unos meses para reducir su uso para cuestiones particulares y luego nada de nada?)
    Planes de empleo, estrategicos, fomento de la imnovación, emprendedores, etc. etc. Todo lo mismo de siempre. Podia molestarse un poco mas quien le hace los discursos……. Que busque a alguien que le haga los discursos un poco mejor.
    La imagen que da el Presi es de vaguete, sin ganas, lo justo y gracias.

    Respecto a consejerias y consejeribles lo esperado con alguna sorpresa.

Trackbacks & Pingbacks

  1. El Gatopardismo se mantiene « La Argamasa Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: