Skip to content
Tags

Más horario. Sociología del empleado público.

12/04/2012

20120412-185323.jpg

No se con qué frase empezar. Dudo entre dos:
«Tempus fugit, sicut nubes, quasi naves, velut umbra». El tiempo vuela, como las nubes, como las naves, como las sombras.
«Arbeit macht frei». (El) trabajo os hará libres.
La primera es un clásico de los relojes de carrillón del pasillo o de la entrada del hogar.
La segunda se podía leer en las puertas de los campos de concentración nazis en un absoluto ejemplo de cinismo y barbarie. Anteriormente Arbeit macht frei fue adoptado como eslogan por parte del Gobierno de la República de Weimar ensalzando los efectos de su política de impulso de grandes obras públicas para combatir el desempleo.
Sólo ha pasado media semana “en serio”, pues la primera fue la de Semana Santa y esa es un poco rarita, y esto del horario ya está haciendo mella en la moral de la tropa funcionarial. Estas jornadas laborales de 37, 5 horas semanales son una condena a la esclavitud, un duro castigo sobrehumano. Nosotros como el dios Atlas, y el horario como la pesada carga del mundo en crisis en que vivimos. Rostros desencajados, familias rotas, gente que hace cuatro días que no ve a sus familias… Quizás exagere un poco pero esto es insufrible. La tensión se palpa por los pasillos.
Cualquier despiste mañanero del despertador. Una cita privada ineludible a las 14.30. Que tu niño se ha pegado un tiro en el pie con una escopeta de caza y hay que ir al médico…Una invasión extraterrestre en la que seguramente antes te hubieras quedado a preguntar de qué planeta venían y si tenían funcionarios y qué horario hacían, ahora ya no. Calquier imprevisto hunde la programación horaria del más metódico.
La gente enloquece por hacer tiempo… quien guarda tiene. Las entradas de las consejerías a las 7.30 de la mañana parecen la romería del Rocío en la noche del domingo al lunes de Pentecostés. Funcionarios cuales almonteños esperando al salto de la reja para poder fichar la entrada y ganar unos minutos. Toda la emoción en sus rostros. El corazón palpitando a 120 latidos por minuto. “Ojo con la de registro que se cuela”. Y de repente. ¡Al cielo con la verja! Y en cuestión de segundos los romeros han fichado y su jornada laboral empieza… Ole, Ole, Ole.
Se comenta que ya hay competiciones interdespachos por ver quién hace más tardes. Aquel valiente o majadero que entre a las 9 o salga a las 2 hace más tardes que el palo de bandera. Y ya empiezan a surgir nuevos modelos de adaptación. Darwin tenía razón, adaptarse o morir. Adaptarse o reintegro de haberes. Como el lobo de Félix Rodríguez de la Fuente el ávido funcionario, en cuanto su instinto le lleva a la búsqueda de comida, saca su bolsita con una de estas opciones:
a) Bocata. (sándwich si es funcionario fino)
b) Pieza de fruta. Si es varón, nunca plátano.
c) Yogur líquido si es menor de 32 años. (se desconcen las causas)
d) Bombones si ha habido una jubilación de algún compañero hace poco.
Esto de los “menuses” caseros del trabajo va a acabar yéndose de las manos. Llevamos cuatro días y esto empieza a degenerar. En un mes se verán parrilladas de salchichas y pinchos morunos donde antes había un archivo de oficina. Las papeleras servirán de improvisados calderos de limonada. Percheros en los que siempre habrá unos salchichones o una paleta. Se cambiarán las máquinas de café por expendedoras de berberechos que son baratos, tienen mucho fósforo.. y con las conchas nos haremos unos complementos. El acabose.
Os dejo que voy a hacer tarde.

Anuncios

From → Funcionarios

5 comentarios
  1. nenita permalink

    Muy bueno, me he reido mucho. Desde luego, tienes razón, algunos no sabían a que hora salía el sol y ahora lo están comprobando.

  2. Creo que el presente post ha tenido gran aceptación juntera en una versión tuneada y cercenada en la parte más cultural (la parte de las citas a frases). Me imagino que a todos nos gusta el reconocimiento y al César lo que es del César, matiz que obvió el tuneador al amputar la autoría del mismo, dejándo el post en un huérfano anónimo de padre y madre.
    En cualquier ámbito…¡Citen las fuentes! Con pensar de la misma manera que la fuente de autoridad que se cita ya es un premio, aunque se coincida con la argamasa…;)

  3. Anónimo permalink

    ¡Qué suerte! En mi trabajo continuamos con el mismo horario, (soy enfermera en el SAS), sólo que le debemos las horas a la empresa, y la forma de pagarlas es doblando turnos cuando falta algún compañero, descontándolas del sueldo si a final de año no has cumplido o quitándote tus días libres. En fin, lo que daríamos por tener un horario regular, media horita más al día, sin tener que preocuparnos de cuando nos obligarán a doblar y a la vez deseando hacerlo para quitarnos horas. Suertudos que sois.

    • Disponibilidad o más horas fijas, esa es la cuestión. Es una discusión que será eterna entre el personal de la Administración. El funcionario “de oficina” se queja de que los profesores tienen muchas vacaciones y éstos se quejan de que no puede coger vacaciones cuando quieren…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: