Skip to content

Recortes Jcyl. Recortando Fundaciones.

03/05/2012

La situación ya es seria. Ya se acabaron las buenas palabras y los grandes titulares de recortes y ahora llega la tijera silenciosa. El aviso del gobierno central de hace unos días iba en serio. Hay que recortar y el Estado no va a hacerle el favor de pagar la deuda financiera. Ya les van a hacer un préstamo para pagar la deuda a provedores y con eso llega. A Juanvi ya le dijo Rajoy que no iba a cambiar el modelo de financiación de las autonomías, por lo que toca hacer los deberes “en casa”.
Y a eso se puso la Consejera del Olmo. Tijera por aquí, tijera por allá.
Tal como señala la nota de prensa de la Jcyl, y fusilada por los medios de comunicación:
En concreto, habrá una reordenación de la Fundación Santa Bárbara, los Centros Europeos de Empresas e Innovación de Castilla y León y Siemcalsa, en los que la Junta no ostenta mayoría accionarial, que concluirá antes de finalizar el año.
La reestructuración por extinción, fusión o absorción afectará a las empresas públicas Excal, Sotur y Appacale, y a la Fundación para la Enseñanza de las Artes de Castilla y León (Arcyl), la Fundación Centro Regional para la Calidad y Acreditación Sanitaria de Castilla y León, la Fundación Hospital Clínico Veterinario, la Fundación Ciudadanía Castellano y Leonesa en el Exterior y Cooperación al Desarrollo y la Fundación Anclaje.

Y ahora vamos a ver el milagro de los panes y los peces pero al contrario. De cómo tener 106 entes, pero al final sólo tienes 38. Lean, lean:
Dentro del Plan se incluye también la reestructuración del sector público de Castilla y León, que está formado por 106 entres a pesar de que, como ha explicado Del Olmo, el Gobierno regional carece de poder de decisión sobre 27 de ellos, mientras que cuatro son universidades y 37 dependen de ellas. De este modo, la Junta sólo puede actuar sobre 38 empresas públicas, formaciones y consorcios, de los que desaparecerán 11, el 29 por ciento, lo que generará un ahorro de 19,2 millones.
Ay! La potestas y la autoritas echadas por la borda. Un consejo, Pilar del Olmo, el Estado como no tiene capacidad de decisión en las Comunidades Autónomas le cierra el grifo de la financiación y asunto arreglado, por lo tanto si te las quieres cargar… Ya sabes por dónde van los tiros, otra cosa es mirar hacia otro lado.
Pero una cosa que no me ha quedado claro es ¿porqué esos entes y no otros? ¿Existe alguna razón técnica o algún sistema de evaluación que explique cuáles han cumplido y cuáles no? Lo dudo. Las mismas razones que llevaron a su creación, han llevado a su extinción, el interés de crear redes clientelares, colocación de personas afines, devolución de favores y huidas de la fiscalización de contratos públicos. ¿Han valido para algo alguna de estas Fundaciones?¿Han mejorado la gestión de sus competencias respecto a lo que se hacía en la respectiva Consejería?
Pues va a ser que no. El “viaje al exterior” de las Consejerías nunca será valorado en términos de eficacia y eficiencia. No pido que sea público, sólo pediría que el gobierno autonómico pusiera negro sobre blanco lo que han supuesto a las arcas públicas esa aventura. Que sean conscientes de esa desprofesionalización de la función pública. Que sepamos todos que el dinero tirado en esas fundaciones, son las ampliaciones de horario de los empleados públicos. ¿Alguién va a decir “lo siento me he equivocado. No lo volveré a hacer”? Me temo que no.

Anuncios

From → Jcyl

4 comentarios
  1. nenita permalink

    El sistema de evaluación: las que menos gente tengan, por que supone menos recolocación. ¿Dijo la consejera a cuanta gente afecta? Si es que afecta a alguien.

    ¿Cuales son las 11 que desaparecen?

  2. rinozor permalink

    Tenían que desaparecer todas. Fuera la administración paralela que sólo sirve a los intereses políticos y familiares y no al interés del ciudadano.

  3. Eduardo permalink

    Me consta que hay gente en las fundaciones -en los puestos menos atractivos, eso sí- que ha tenido que pasar un par de exámenes para conseguir su empleo, y puedo asegurar que sin ningún tipo de recomendación. Creo que son un invento para mangoneos políticos, pero no se puede criminalizar a todo aquel que trabaja en ellas. Los culpables, como tantas veces, no son los trabajadores, por lo menos, no todos los trabajadores.

Trackbacks & Pingbacks

  1. Sobre las fundaciones Jcyl, sus gestores, su personal y mi envidia. « La Argamasa Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: