Skip to content

28/09/2012

A golpe de azul

Un androide es quien bajo forma humana cumple funciones técnicas. Viendo el catálogo de poderes y los requerimientos del cargo de banquero central, un novelista de ciencia-ficción no dudaría en asimilarlo a un androide. Y tendría sentido que lo hiciera pues, al fin y al cabo, los banqueros centrales existen porque hace tiempo que se decidió situar la política monetaria más allá de la política, ponerla en manos de técnicos y conceder a estos unos poderes increíblemente extensos: controlar el precio del dinero, supervisar el sistema bancario, actuar sobre el tipo de cambio, determinar los niveles de inflación e influir decisivamente sobre el crecimiento económico y los niveles de empleo de un país. La existencia de un banquero central gira en torno al cumplimiento de un mandato. Para poder cumplir ese mandato debe despojarse de todas sus preferencias ideológicas, dejar a un lado cualquier tipo de afinidad política y utilizar…

Ver la entrada original 638 palabras más

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: