Skip to content

La des-seguridad jurídica.

01/11/2012

Recuerdo a un viejo profesor de Historia que tuve en el cole. El Chivo, bajo, poco pelo, barba corta y espesa, mentón afilado, tez morena y de carácter vivaz. El mote le venía como anillo al dedo. En sus explicaciones de los diversos cambios sociales siempre marcaba la diferencia existente entre las revoluciones y las evoluciones en los pueblos, países o en el propio mundo.
La revolución es pura acción, movimiento y conflicto. La evolución es más sutil, más sibilina y maquiavélica. Pero ambas conducen a grandes cambios.
Esta evolución se puede ver como un gran puzzle. Muchas piedras pequeñas que acaban cuadrando y dan ofrecen otra realidad. Pequeños cambios en muchos ámbitos sociales que conducen a nuevas situaciones de poder.
Los cambios legales que están padeciendo los empleados públicos estos últimos años de crisis han sido una verdadera evolución. Hoy por hoy no se tiene nada por seguro. Las modificaciones legislativas en materias como retribuciones, permisos, horarios y desde el pasado martes el despido del personal laboral representan un atentado a la seguridad jurídica de un Estado. Todo se puede modificar para garantizar la estabilidad económica. Ya no existen los axiomas administrativos. La mayoría de las normas dejan en su articulado una coletilla para que sea el político y no la ley el que determine supuestos de excepcionalidad en la aplicación de las normas. (art 41.2 Real Decreto procedimiento EREs), o simplemente queda a la oportunidad política del gobernante.
Este proceso de inversión de la seguridad de las normas y de conocer qué consecuencias jurídicas pueden tener los actos que cada uno de nosotros realizamos a diario es uno de los fundamentos de toda democracia y la diferencia entre un estado civilizado o una república bananera.
Saber que si voy al paro tendré una prestación, que si compro una vivienda mejor tendré derecho a una deducción fiscal, que si cobro una retribución no sufrirá variaciones significativas de la noche a la mañana.
Pues todas estas pequeñas cosillas se producen con pequeños cambios legislativos como los del pasado martes en el BOE. Recordar que el papel es el elemento más duro que existe, pues lo aguanta todo.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: