Skip to content

La re-ordenación del territorio de Juarez

25/01/2013

El tema político estrella de esta legislatura, la ley de ordenación, servicios, gobierno del territorio de la Comunidad, merece un hueco en este humilde blog. Va a ser duro, complicado, un esfuerzo titánico pero intentaré explicar qué dice, o qué quiere decir, este anteproyecto. No piensen que me quiero creer más inteligente que los alcaldes de la Comunidad, pues De Santiago Juárez sigue dando consejos de esa labor de pedagogía que propugna dentro del PP regional.
La verdad es que el mundo del municipalismo se me escapa. La Ley de Bases del Régimen Local es algo que me supera. Por otro lado las relaciones entre el Gobierno de la Nación (Rajoy) y las Comunidades (Herrera) están muy claras. Esquemáticamente, se va a la Constitución y allí aparecen las materias a las que se tiene que dedicar el estado (competencias exclusivas del art 149), las de las CCAA si las quieren pillar, y las de ejecución (el Estado dicta la norma y la CA la ejecuta). Se utiliza el principio de competencia, en detrimento del de jerarquía.
Las competencias locales son más complicadas. En los debates constituyentes del 78 no se le hizo mucho caso a los ayuntamientos. Lo que importaba era como iba a quedar la España autonómica, no la España municipal. El art 137 nos dice que El Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses. Ya está líado. ¿A qué se puede dedicar un ayuntamiento? Pues a todo o a nada. A sus intereses…
Por ello nuestros queridos y cercanos ayuntamientos han ido cogiendo un poco de todo. Incluyendo las famosas “competencias impropias“, por ejemplo educación (escuelas de danza), infancia (guarderías), servicios sociales (hogares tercera edad). Y esto lo podía hacer por su cuenta y riesgo o en virtud de acuerdos con la Junta que era el competente en la materia.
En realidad los ayuntamientos están pensados para ejecutar las cosas que deciden otras administraciones. No tienen capacidad de hacer leyes, sólo ordenanzas y eso es ser de segunda división en el mundo de las relaciones interadministrativas.
La Ley Juárez proclama en su exposición de motivos “La defensa de la autonomía local, que implica la no supresión de ningún municipio o entidad local menor, el fomento de fórmulas de gobierno y gestión de servicios locales sustentadas en economías de escala y en la optimización de los recursos municipales, reorganizando las actuales mancomunidades y evitando, en todo caso, la creación de nuevas estructuras administrativas y, por último, la colaboración y cooperación entre administraciones y la simplificación administrativa de la gestión pública.
Realmente esta ley es un caramelo envenenado. No cuadra muy bien que garanticen tu autonomía dándote una pistola para que te suicides.
En el texto se habla mucho de entes locales, pero poco se habla de los ayuntamientos. Se crean unos cuantos conceptos o entes abstractos como Unidades Básicas de Ordenación y Servicios, rurales o urbanas, pero también Areas funcionales (estables o estratégicas). Cajitas para encasillar y reorganizar los servicios que ofrecen a los ciudadanos, pero que nunca acaban de estra claras sus competencias y quedan a disposición de alguien que no se sabe cómo realizará ese nuevo reparto.
Por ejemplo: Las competencias locales vendrán dadas por la comunidad a tenor del artículo 21 de la nueva norma: Descentralización y capacidad de gestión. Las competencias se les atribuirán en función de la actividad pública de que se trate y del número de habitantes de los entes locales.. Cierta tautología. Dependiendo de lo que sea, serán tus competencias. Las llamadas normas de geometría variable. El legislador se reserva el hacer lo que quiera con la amplitud competencial que desee.
Y poco más nos dice de los ayuntamientos. Pero de quién sí habla es de las mancomunidades de interés general, las cuales se corresponderán con las Unidades Básicas de Ordenación y Servicios. Que realizarán las competencias que no quieren los ayuntamientos y también las que diga la Junta, en detrimento de esos ayuntamientos.
También se crean los consorcios provinciales de servicios generales en los cuales se juntan las Diputaciones con las Mancomunidades y tendrán personalidad jurídica propia.
Finalmente la norma, para dejar claras las intenciones, ya explica como realizar las fusiones de municipios voluntarias.
En definitiva, dejando aparte a las grandes ciudades (+20.000 hab) se meten en vereda a las actuales mancomunidades (las que hay tienen que “refundarse”) para que sean ellas las principales actuantas en prestación directa de servicios al ciudadano y que se tendrán que organizar con las Diputaciones. Por tanto, los ayuntamientos ya son, de facto, prescindibles, por tanto que se fusionen con el vecino si quieren recibir ayudas.
Una ley que nos habla mucho de quienes van a hacer cosas, pero muy poco de qué van a realizar. De ahí la pedagogía que proclama De Santiago. Los alcaldes no saben qué dinero van a percibir y que estará supervisado por la Junta. No entienden que se esté garantizando su autonomía a la vez que no se les ofrece los recursos para llevar a cabo el ejercicio de la autonomía. (es como que te garanticen el derecho a la educación pero que no existiera un colegio en 50km a la redonda) bastante razón tienen. Tampoco conocen qué va a ser de sus puestos de alcalde si se fusionan con el alcalde vecino (dos gallos para un gallinero, o cuadra). No quieren oír que no podrán contratar para arreglar las aceras del pueblo al albañil del pueblo, pues va a ser el presidente de la mancomunidad el que lo decida.
Más que pedagogía lo que le hace falta a Juárez es un evangelista que les venda la moto a los alcaldes y que crean en la resurrección de los muertos (administrativos).
Si este anteproyecto fuera poco, queda el postre que nos ofrece el ejecutivo nacional en su anteproyecto de reforma de la Administración local. Por lo poco que se conoce choca con la de Castilla y León, en que mientras en nuestras tierras se potencia la figura de las Mancomunidades, en la nacional se les deja sin poder en beneficio de las Diputaciones. Un problema que para el fontanero
Juárez no representa ningún problema… Mi no entender.

Anuncios
One Comment
  1. nenita permalink

    Para mi que va a ser una des-organización del territorio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: