Skip to content

Bienes de los consejeros, poco ruido y pocas nueces.

08/02/2013

Los bienes de nuestros ilustres consejeros ya están en la palestra comunitaria. Coches cutres, trasteros donde normalmente se guardan las patatas –como me dijo una amiga-, que si un apartamentito en Alicante, o una hipoteca de 345.000 €, y también un oxímoron con una renta temporal vitalicia ¿? y por último un toque de distinción al tener un “guardaesquís”.
Los ricos también lloran decía la serie. Los consejeros también son personas con sus casitas, sus fondos de pensiones (¿no cuentan con cobrar pensión de jubilación?) y unas cuentas corrientes mejor cubiertas que muchos de nosotros. Sólo podemos competir con la pobre Alicia García, con la cuenta corriente que no está para sustos. Ya me la imagino en FITUR pidiendo tapers de jamón de propaganda que ponen en los stands para llevárselo para casa y ahorrar un poquito más… tacita a tacita.

En el fondo estas declaraciones de bienes me parecen más una pantomima que un ejercicio de transparencia. Un efecto ventilador para sacar la atención de lo importante. “Aireemos nuestras pequeñas vergüenzas, para que el que quiera robar a manos llenas lo siga haciendo.” Es lo que creo que ha pensado el que inspiró esta idea de la declaración de bienes. Creo yo que el que quiera aprovecharse de la cosa pública no va a ser tan tonto como para gastárselo en bienes patrimoniales a su nombre. Estamos en el siglo XXI, en los tiempos de la libertad financiera y de las corrupciones. Desaparecen y aparecen millones de euros y no dejan rastro hasta que no se cuenta con la colaboración de las entidades bancarias. Díaz Ferrán, Ángel de Cabo, Martínez Nuñez, Gurtel, y en otros tiempos Filesa-Time Export nos demuestran cómo los grandes chanchullos no los realizan personas físicas sino personas jurídicas, empresas, fundaciones…

No le veo una gran utilidad para la cosa pública, pero tampoco me han parecido correctas ni afortunadas las declaraciones de Tomás Villanueva: “Es muy desagradable tener que exhibir lo que uno tiene” y se pregunta “hasta que punto se respeta la dignidad de las personas” sacando a la luz este tipo de datos. “Los políticos somos objeto de muchas críticas, pero personalmente me duelen algunos comentarios que a la cara nadie se atrevería a decirlos. El que tengamos que exhibir lo que hemos hecho parece que es consecuencia de que estamos haciendo las cosas mal. La sociedad debe confiar en las personas que tenemos estas responsabilidades”. ¡Ay Tomás, Tomás, qué mala y desagradecida es la sociedad!. Pero este hombre para una vez que le hacen pasar un trago amargo… como se ha puesto! Tomás, esto de la política no son siempre días de vino y rosas. Todo hijo de vecino tiene que pasar por cosas desagradables que no se entiende y no se ponen así, a lloriquear y hacer pucheros como una colegiala a la que acaban de decirle que no le dejan ir a estudiar de noche a casa de una amiga. Y tienes toda la razón al pensar que la justificación de que tengáis que exhibir vuestras vergüenzas es por que estáis haciendo las cosas mal. La gente confía en las personas que obran con responsabilidad y da confianza.Y no por el mero hecho de que Juan Vicente te elija Consejero legislatura tras legislatura ya estás imbuido por el halo de la sabiduría y la perfección.

Tomás no nos fiamos. Te estamos vigilando. Fdo.: la sociedad.

Anuncios

From → Jcyl

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: