Skip to content

Cospedal, filósofa del lenguaje, y sus colegas viendo los toros.

27/02/2013

Cospedal me ha sorprendido. No me imaginaba yo que esta abogada del Estado tenía grandes conocimientos de la filosofía del lenguaje. Heidegger, Wittgenstein, son nombres conocidos para ella.

Sus declaraciones sobre el finiquito del esquiador-escribidor-tesorero Bárcenas así lo demuestran. Los términos utilizados para definir la relación jurídico-laboral entre el PP y “ese señor” como: “una indemnización en diferido” o “simulada mediante un acuerdo entre las partes”, o también el mandato en la Administración de Castilla La Mancha de no utilizar las palabras “desahucio”, o “desaolojo” representan una aplicación práctica de las teorías de la filosofía del lenguaje.
La separación entre el significado y el referente de las palabras llevado al interés político. Al caso. Todos sabemos lo que es un contrato laboral. Todos nos hacemos una idea más o menos homogénea de lo que “representa” en nuestra conciencia esas palabras… pero una “indemnización en diferido”, dejando aparte el concepto jurídico que pueda o no existir, ya no produce un referente claro en la mente del votante. Para un abogado laboralista puede ser una concepto y para mi puede representar otro distinto, y hasta para Cospedal. En realidad sabemos lo que dice (pues la escuchamos) pero nadie sabe lo que representan esas palabras… y por eso nunca miente, pues al no haber un referente en la realidad colectiva asociado a esas palabras, siempre podrá decir Mª Dolores que ella entendía otra cosa… Por el arte de la palabra ya siempre se dice la verdad diga lo que uno diga. Así de simple.

Otro mecanismo del discurso también muy de moda entre la casta es la de utilizar grandes conceptos sobre cuestiones morales, éticas y estéticas. En sus alegatos los políticos no pierden el ripio para mentar “libertad”, “justicia”, “política con mayúsculas”, “eficiencia”, “bienestar”, “valor ético”, para muestra el reciente discurso de la Presidenta de las Cortes CyL que no dio la Presidente de las Cortes CyL. Pero estos juicios no tienen una representación unívoca para todos nosotros, ya que no son “parte del mundo” en un sentido material.

Wittgenstein nos dice que debemos buscar miras menos elevadas si queremos que tengan sentido. Sólo se puede hablar de estos conceptos universales pero no materiales si se describen con cuidado los hechos individuales que lo conforman, cosa que nuestros políticos obvian en sus verborreas mediáticas.

Esta “des-referenciación” de palabras es tónica común. La realidad va por un lado y los comentarios de nuestros mandatarios parece que las pronuncie un extraterrestre en permanente desconexión con la vida de la gente. Los políticos en los toros desde la barrera. Una barrera muy alta y ancha. Y lo que ven es como a los ciudadanos les pilla el toro una y otra vez, mientras ellos se dedican, bien parapetados, a hablar del arte del toreo. Hablarán de que es una pena que los ciudadanos no tengan ni idea de torear. Hablarán de cómo es el toro, o de cómo son las heridas que producen sus cornadas… Pero hacer,… poco harán. Se limitarán a rechazar a golpes al ciudadano que quiera protegerse en “sus” barreras y a lo mejor pintan la barrera de otro color. Pero la barrera será la misma.

Y se escandalizan de que el pueblo diga que ellos no les representa.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: