Skip to content

La política regional jugando a si nos muerde un galgo o un podenco…

24/10/2013

Hoy comienzan las charlas de los consejeros regionales para explicar cada uno de sus presupuestos del año venidero. Hoy dan un pequeño salto a la palestra pública de las Cortes regionales en plan “andar por casa” pues se trata de unas comparecencias en comisión por lo que estarán con sus conocidos rivales de siempre.

La oposición le dirá que está todo mal. El PSOE le dirá que siguen siendo los presupuestos de los recortes. IU dará algún dato y propondrá algo puntual para mejorar el servicio público. Y la UPL dirá que va todo para Valladolid y nada para León. Cada uno en su papel. Cada vez con más pena que gloria, sabiendo en su interior que lo que están preguntando es una pantomima, un postureo. El Consejero/La Consejera de turno soltará su rollo preparado en los despachos más oscuros de nuestras administraciones regionales. Llevará escritas unas cuantas respuestas que valgan tanto para un roto, como para descosido, o incluso para hacer una colcha. Y la oposición se tragará lo que le digan, sabiendo que no le han respondido, pero tranquilos, pues ellos han ido allí a preguntar y ya han cumplido. Una tomadura de pelo, oigan. Pero de la que no se entera nadie. La política regional está en un momento en la que no le interesa ni al Tato. Creo que ni a sus propios políticos.

La mayor controversia política en nuestra región es la reforma local. Estos pro-hombres comunitarios se reúnen y se vuelven a reunir. Discuten y rediscuten. Que si los pueblos pequeños, que si las ciudades. Que si las áreas o los distritos. Competencias impropias, competencias deficitarias… (si arreglasen sus incompetencias…) El común de los mortales no sabe de qué están hablando. Al humilde y sufriente votante no le interesa lo que están discutiendo. Eso se llama desafección. Podrá acabar afectando a la vida diaria de muchos ciudadanos pero esos políticos han conseguido echar a la gente de sus debates. Podrán colgar en un portal un texto, pero es como si lo escribieran en chino.

Todo ello me recuerda a la fábula los galgos o podencos, lo malo es que en este caso los conejos somos nosotros mismos; nuestros políticos son nuestros criadores que ven como entran en la granja unos galgos (o unos podencos) y no cejan en su discusión de que si galgos o podencos son. A ellos poco les va a pasar, pero quienes salimos perdiendo somos nosotros. Esos galgos, que son las penurias y los problemas del día a día, se nos van a llevar por delante mientras los responsables de la granja Juárez, Oscar López y Maíllo discuten si eran podencos.

Anuncios

From → Jcyl

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: