Skip to content

Junta CyL: no es país para jóvenes

26/02/2014

Hace unos días CCOO nos recordaba que nuestra Administración es una Administración vieja. La mayoría de empleados públicos de Castilla y León supera los 25 años de antigüedad. La edad media de una consejería puede andar por encima de los 45 años. Consejerías en las que su personal provengan de transferencias del estado superarán esa media. Pero lo que es cierto es que estamos en una organización envejecida. Lo normal es ver a la gente por los pasillos peinando canas, yendo al baño cada dos por tres porque las vejigas ya no dan más de si, hablar de enfermedades y hasta alguno recuerda la gripe española de primeros de siglo. Los compañeros se olvidan de las cosas, pero no es por dejadez, sino simplemente por el Alzheimer. Es mucho más frecuente “poner bote” para la jubilación de un colega que para una boda… y de celebrar nacimientos, se celebran los de los nietos de los compañeros, pues hijos… eso ya casi es un milagro de la virgen de Lourdes.

Todos nos acordamos de cuando Juan Vicente Herrera era Secretario General de Economía y Hacienda. Campechano, jovial y cercano… pues ya han pasado 20 años de eso. Esto de que la Junta sea tan inmovilista hace que siempre seamos los mismos, así parece que el tiempo no pasa, y que seguimos siendo como el primer día que se tomó posesión. La figura del abuelo cebolleta no existe… pues todos somos abuelos cebolletas. Todos sabemos las mismas historias, no hace falta que nadie nos las cuente. Son historias ya de viejos.

Encontrarse con compañeros veinteañeros es una quimera, no existen en el funcionariado actual. Una moza de 40 añitos, es una florecilla en el jardín. Un mancebito de 38 primaveras, es una perita en dulce… Las últimas grandes ofertas de empleo “libre” fueron por el año 2000. Después entre promociones internas y consolidaciones de empleo temporal se fue manteniendo el flujo de personal, pero ya no había una renovación de la gente. Eso fue hace 14 añitos y la situación no parece que vaya a mejorar. Entre las superlativas medidas de la Junta para la modernización administrativa, parece que modernizar a su personal no tiene cabida (qué interesante paradoja). Ni a corto, ni a largo plazo. El funcionariado también tiene que ser variado, la diversa sociedad a la que destina sus servicios también ha de formar parte de su fuerza de trabajo y de sus órganos de decisión. Una administración de viejos, hará políticas de viejos, con modos de hacer las cosas de viejos y maneras de pensar de viejos… una gerontocracia administrativa.

Dice el refrán que en cien años todos calvos, de aquí a diez años en la Junta queda trabajando el Tato y cinco o seis “pollos-pera” que ronden la cincuentena…

Anuncios

From → Funcionarios

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: